Cómo denunciar el ruido

El exceso de ruido continuado puede derivar en problemas de salud, no es una simple molestia.
Nuestra sociedad está cada vez más concienciada de los efectos dañinos de los elevados niveles acústicos en la salud física y mental de todos nosotros.

Las causas del ruido excesivo en los hogares más frecuentes son las siguientes: 
  • Comportamiento incívico de los vecinos (gritos, golpes, televisores, música, etc.) 
  • Locales mal insonorizados o con equipamiento que emite niveles de ruido por encima de lo permitido (aire acondicionado, cámaras de refrigeración, extractores de humos, equipos de música sin limitadores, etc.) 
  • Máquinas de la comunidad de vecinos (bombas de presión, puertas de garaje, ascensores, calderas, etc.). 
Denunciar Ruidos

Si tiene un problema de ruido en su vivienda no se resigne, le recomendamos afrontar el problema siguiendo estos pasos. 

1. Infórmese
  • Conozca las repercusiones del ruido sobre la salud y valore cómo está afectando a su vida diaria tanto física como mentalmente.

  • Pida información a su Ayuntamiento sobre los procedimientos para que tiene para defenderse.

  • Solicite el apoyo de su comunidad de vecinos, de las asociaciones vecinales y de las asociaciones contra el ruido que existan en su municipio. 

Denunciar Ruido

2. Identifique claramente el origen y horarios del ruido que le está afectando
  • Origen. Aunque en muchas ocasiones la fuente del ruido está claramente definida (un ascensor o la actividad de un local) en otras muchas no (ruidos descritos por nuestros clientes como zumbidos o apagados de origen desconocido o generados por un vecino no identificado en un patio interior son casos frecuentes). Determinar el origen del ruido es imprescindible para poder actuar contra el causante del mismo. 
  • Horario. En relación a los horarios es conveniente tener una relación de horas a las que se produce, el motivo es poder tener toda la información necesaria para realizar una reclamación a su Ayuntamiento. Incluso en ruidos considerados en principio aleatorios, como los de los vecinos, se pueden encontrar patrones, consecuencia de sus hábitos diarios, que permiten acotar las horas y días de la semana que están perturbando su tranquilidad. 
Denuncia por Ruido


3. Hable con la persona o empresa que está originando el ruido

Una vez identificado el causante del ruido el primer paso razonable es ponerse en contacto con él y apercibirle del problema existente.

En muchos casos los causantes del problema desconocen que están incumpliendo las ordenanzas de ruido, que rigen nuestra convivencia, y son receptivos al problema y pueden poner una rápida solución (una comunidad de vecinos puede afrontar la sustitución de una máquina, un vecino puede bajar el volumen de su televisor o no encenderlo de madrugada, o un local puede proceder a reforzar la insonorización o sustituir un aparato que esté emitiendo un ruido excesivo).

Una conversación educada pero firme en la que se demuestre que se conoce el derecho a la tranquilidad en nuestra casa, los límites de ruido de la ordenanza de ruido de nuestro municipio y los mecanismos que tenemos en nuestra mano para corregir el problema legalmente es en muchos casos suficiente para que el infractor ponga de su parte todo lo necesario para evitar un conflicto mayor en el que sabe, que aunque lo dilate en el tiempo, tiene todas las de perder.

Denuncia Ruido

4. Comuníquese por escrito 

Si la conversación amistosa no obtiene los resultados deseados es el momento de transmitir de manera más formal su problema al causante del mismo.

Es conveniente redactar un escrito donde se indique la mayor cantidad de información sobre el problema: fechas y horas donde se ha observado un nivel de ruidos elevados, la causa de los mismos, el nivel de ruido soportado, el perjuicio que se está causando y cualquier otra información relevante que considere necesaria. Remitir un burofax es el procedimiento más habitual.

En relación al nivel de ruido puede ser conveniente aportar una medición acústica que refleje de forma objetiva que se está inclumpliendo con la ordenanza municipal. Muchos ayuntamientos disponen de los medios necesarios para realizar estas mediciones de ruido, aunque en muchos casos los plazos dilatados de respuesta o la poca conveniencia de las horas en las que se realiza la medición hace seamos empresas privadas quienes realicemos este trabajo.

Si la situación persiste realice una denuncia por escrito al Ayuntamiento y llame a la policía local cada vez que estime que los ruidos son excesivos exigiendo copia de la documentación de su actuación.

Muchos Ayuntamientos tienen regulado el procedimiento a seguir para presentar una denuncia y existen formularios específicos para la misma. En este enlace puede consultar todo el procedimiento que se debe seguir en el Ayuntamiento de Madrid. Otros muchos Ayuntamientos tienen tramitaciones similares, consulte la web de su Ayuntamiento o diríjase directamente al mismo para solicitar información.

Denunciar el ruido

5. Ponga una demanda

Si todas estas acciones no dan resultado es el momento de reclamar el amparo de los Tribunales de Justicia para exigir que se cumplan sus derechos. La demanda puede incluir que se tomen medidas cautelares y pedir una indemnización por daños y perjuicios. Si el ruido afecta a más de un vecino lo más conveniente es emprender las acciones judiciales por parte de la comunidad de propietarios o, si no fuera posible, con la participación de los vecinos afectados.

En cualquier proceso judicial hay que aportar pruebas que demuestren la existencia y alcance del problema. Un peritaje acústico es necesario en la mayoría de los casos.

Denunciar Ruidos Madrid

Si tiene un problema de ruido y precisa asesoramiento técnico o legal contacte con nosotros. Le atenderemos personalizada y profesionalmente, y le preparemos un presupuesto sin ningún compromiso.